LO QUE SIEMPRE HEMOS QUERIDO DECIR, PERO HASTA AHORA NUNCA NOS ATREVIMOS

martes, 27 de septiembre de 2011

DILEMA ETERNO

DILEMA ETERNO

En estas noches cuando las estrellas se encaprichan en cubrir todo el firmamento parpadeando sus historias, sus testimonios de mundos que ya dejaron de existir hace miles de años, me pregunto si la vida es buena. Por más vueltas que le doy a la pregunta no acierto a responderme con satisfacción. Somos parte del universo y como todas esas luces que pestañean en sus trayectorias es natural que dudemos de nuestra propia excelencia.
¿Cómo se puede opinar si la vida es buena o no? Sobre todo si la respuesta que buscamos no es tan convincente como para debatir el tema de que somos elementos en procesos transitorios y que en realidad es la vida la que nos machaca constantemente, la que nos hace y nos deshace. Podemos estar de acuerdo en la proposición de que según pasa el tiempo nos acercamos a un veredicto final; como en toda trayectoria, vamos evolucionando para mejor o para peor. Pero cuando ya estamos próximos a ese desenlace final del que hablo, la percepción de lo que somos no es nuestra porque dentro de las limitaciones del entorno, son otros los que nos catalogan por el cúmulo de nuestras acciones. Así se catalizan todas esas conjeturas que nos zurcen a las etiquetas que llevamos. Terminamos circulando por la vida rotulados por las opiniones y la cambiante sensibilidad de aquellos que nos confrontan y tambien para esos que conviven en nuestro espacio; para esos, a veces somos buenos y otras no tan buenos. Naturalmente, esto nada tiene que ver, ni concuerda con lo que opinamos de nosotros mismos. Pero me he apartado de la pregunta original: ¿La vida, es buena o es mala?

Me pregunto si nuestro potencial cognitivo fuese un componente genético ya desarrollado cuando navegábamos en los fluidos consanguíneos ancestrales ¿elegiríamos venir al mundo a pesar de tener conocimiento de lo que nos esperaba? ¿Importaría entonces que la vida fuese buena o mala?
Marco Antonio

6 comentarios:

  1. La vida es buena, buenisima!!!!

    Lo malo a veces es el destino que nos toca vivir, y asi y todo vivir es bueno asi yo lo creo.
    No cambiaria mi vida por nada, y sufri tanto como cualquiera o fui feliz como todos a veces.
    Quizas opinemos que lo malo es la muerte, tampoco asi.
    Lo malo es una muerte dolorosa, para el que la vive como para el que la sufre en los seres queridos.
    Hay destinos terribles, que no quisieramos vivir, pero siempre habra que justifique haber vivido.
    Cuando me accidente hubiera querido morir, yo que estaba disfrutando de un ocaso digamos en paz o no pero rescatando lo bueno. Momentos.
    Fue peor que una agonia en un hospital, donde lamorfina no alcanzaba a cubrir los terribles dolores.
    Sin embargo luche, y en esa lucha estuvo la esperanza.
    Todavia tengo resabios, mi vida cambio, pero sin embargo disfruto lo bueno, mis hijos, mis nietos, la amistad y las sonrisas que me permito.
    Quizas escribir sea una tabla a la que me aferro, pero para mi Vivir es bueno muy bueno,
    aun todavia. Carmen

    ResponderEliminar
  2. la vida es buena, nunca jamás podría pensar para que he nacido. Somos nosotros los que la hacemos buena o mala según nuestros deseos y nuestro carácter. Muchos han pasado penurias tremendas en la vida, muerte de hijos accidentes tremendos, más siguen por ella o por tener otros hijos o porque tienen esa fuerza interior que los lleva a seguir. Te felicito Carmen por tu lucha porque ella dio sus frutos.
    Creo que no podemos vivir preguntándonos si la vida es buena mala insoportable o desechable. Vivamos, disfrutemos lo que tenemos, porque si miramos a los costados nos avergonzaremos de renegar de la vida, pues muchos tienen quizás más derecho que nosotros a hacerlo.

    ¡Claro que elegiría venir al mundo por Dios si! La vida me dio mucho, no en bienes, no, en el cariño de tres hijos que fueron mi vida y lo seguirán siendo. Jamás dejaré de agradecer haber nacido y si la vida no me dio la posibilidad de "poseer bienes"- solo mi casa y ya es una bendición, me dio muchas cosas mucho más importantes que eso por lo agradezco haber sido gestada, haber pasado por el canal de parto y gritarle al mundo ¡aquí estoy!
    Te pongo una bella canción de Eladia blázquez.
    Eso resumen lo que pienso de la vida ojalá sirva para aquel que no piensa lo mismo:



    Letra de la canción
    Honrar la vida
    Intérprete: Marilina Ross
    Eladia Blázquez

    241
    No, permanecer y transcurrir no es perdurar,
    no es existir, ni honrar la vida.
    Hay tantas maneras de no ser,
    tanta conciencia, sin saber, adormecida.
    Merecer la vida no es callar y consentir
    tantas injusticias repetidas.
    Es una virtud, es dignidad,
    y es la actitud de identidad más definida.
    Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir
    porque no es lo mismo que vivir honrar la vida
    No, permanecer y transcurrir no siempre
    quiere sugerir honrar la vida.
    Hay tanta pequeña vanidad
    en nuestra tonta humanidad enceguecida...
    Merecer la vida
    es erguirse vertical más allá del mal de las caídas.
    Es igual que darle a la verdad
    y a nuestra propia libertad la bienvenida.
    un beso y ¡viva la vida!

    ResponderEliminar
  3. No sé bien si lo es pero parece un koan. Para la filosofía zen un koan es algo así como un interrogante para cuya respuesta hay que sumergirse en la conciencia pasando por arriba de la racionalidad. La vida no es buena ni mala, simplemente es. ¿Elegiríamos vivir si supiéramos lo que nos espera? Tal vez. Porque una vez concebidos desconocemos todo otro camino. Y otra vez el koan ¿Elegiríamos la vida si conociéramos lo que nos espera y lo pudiéramos comparar con lo que nos esperaría en el caso de desecharla? Nacemos. Sin posibilidad de elección. Y vivimos lo mejor que podemos. Llevamos el timón, es cierto, pero dentro de unas coordenadas que nos son dadas desde arriba. O desde abajo, o desde donde sea para los no creyentes. A veces la vida me parece algo así como un camino en el que podemos a veces elegir la parada, en algun caso se bifurca y podemos elegir para acá o para allá, pero muchos factores están dados. Ej nací mujer a med. del sigo XX en un punto de la América del Sur y de los padres que me fueron dados. Mucho de mi destino estuvo prefijado, como del de todos. Ah... y con todo el amor del que soy capaz creo que la felicidad es también una construcción interior que no depende ni de hijos ni de nietos ni de propiedades ni de la salud ni de los estudios cursados. Aunque todo eso hace su aporte a la felicidad, hay quienes son capaces de ser felices sin nada de eso, y quienes no lo son con todo eso. Un abrazo, Marco, y uno para cada una de las chicas,.

    ResponderEliminar
  4. Lo se amiga , solo relato "mi vida" la de los demás serán capaces de relatarla ellos.
    Yo hablé de dos bienes preciados mis hijos ¡como no hacerlo si los tengo si Dios permitió que fuese madre!, no quiere decir que la no lo fue sea infeliz, y materialmente siempre tuve que remar como decimos para poder tener algo y lo que tengo es mi y techo con eso tengo todo.
    conozco gente que sin nada de eso es también feliz más a mi favor en todo lo que he dicho en mi comentario. no se trata de nada de eso se trata se saber vivir y no estar preguntándonos siempre es buena o mala la vida
    Cariños a todos, y gracias a la vida que me ha dado tanto. Solo hay que saber "ver" nada más.
    Un vagabundo mirando las estrellas acostado en el banco de una plaza grito:¡Todas son mías! seguramente es más feliz que todos nosotros. Abrazos besos y paz fundamentalmente paz que falta hace en este mundo.

    ResponderEliminar
  5. A través de Google Chrome se pueden enviar comentarios

    ResponderEliminar