LO QUE SIEMPRE HEMOS QUERIDO DECIR, PERO HASTA AHORA NUNCA NOS ATREVIMOS

jueves, 20 de marzo de 2014

SIN SECRETOS



El medio ambiente, en ocasiones, se carga de electricidad estática. Algunas personas han tenido esa experiencia al sentir el estremecimiento de la piel y el espeluznar del vello de sus brazos. Otras, como yo, han vivido esas sensaciones cuando el amor y la ternura permea el ambiente y te sientes abrumado por tanta dulzura en estado natural .

Tengo amigos y amigas que se han plantado en mi camino desde hace un instante, pero tal parece que han estado ahí toda la vida. Es algo así como una simbiosis de almas gemelas que a su paso va dejando una estela de estrellas que forman un arco iris cariñoso de amistades.

Tengo amigos y amigas que trabajan para crear con sus manos el paisaje de emociones que cada uno de ellos sueña por dentro. Una manera más de expresar que sí, nos merecemos el espacio que ocupamos y el tiempo que dedicamos a nuestro arte. Es así como vemos y vivimos lo que nos toca, desde un ayer hasta un mañana.

No dejamos de perseguir la médula de nuestras inquietudes esperando entender nuestra razón de ser y en el camino nos encontramos para cambiar de indumentaria, para hacernos mejores con el reflejo de las actitudes de otros, con el estilo, con el sabor de las palabras, con la conmoción que produce el aletear de ángeles en su vuelo al paraíso. Y eso tampoco es un secreto.

Marco Antonio

7 comentarios:

  1. que hermosa prosa amigo querido!. Esa electricidad estática me pasa y bastante seguido en cosas y como tu dices , bueno eso me sucedía hace ya tiempo , con el acercamiento de la persona amada.
    Todos tenemos esos amigos que se nos pararon frente a nosotros muchas veces nos parece que estamos con ellos desde mucho tiempo , es la empatía que producen al estar junto a nos.El tenerlos nos enriquece y nos llena de esperanzas, pues nos enseñan cada uno sin duda alguna aprendemos de ellos. Ha sido un gusto leerte querido Marco Antonio, y si ves algún ángel revoloteando cerca tuyo , quizás sea mi ángel tutelar que te visita. Abrazos!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mundo creado el nuestro y lo estamos poblando de secretos encerrados en lugares recónditos del alma. Si el resto del planeta fueran como los pocos que aquí visitan, ¡Que maravillosa sinfonía íbamos a componer!

      Marco Antonio

      Eliminar
    2. Como todo lo que escribes me canta. Esta vez no se porque me incluyo en los amigos que con nuestras manos intentamos expresar todo lo que llevamos destro. Lo que tu tambien consigues con lo que escribes. Enhorabuena

      Eliminar
  2. Uno mi angel al angel deSusana, asi revoloteamos en los seres que comparten nuestro tiempo con los mismos afanes , la misma poesia interior que nos hace hermanos, en lo major de nosotros Valoro mucho tu Amistad y es enriquecedor leerte y saberte amigo. Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjate llevar por el sonido del campanario de tu corazón y escribe para que las palomas lleven tu verso a los cuatro puntos cardinales de tu vida. Yo duermo con la ventana abierta y la flauta de Merlín a mano. No esperes a responder... ESCRIBE ... para nosotros, para leerte, para disfrutarte.
      Un beso de amapolas.
      Marco Antonio

      Eliminar
  3. Hola, Marco! ¿Cómo estás? Me ha gustado mucho este texto, porque hablas de una experiencia que cuando se tiene el privilegio de vivirla es maravillosa. Creo que nosotros somos un ejemplo de ello, porque desde que nos conocimos, allá lejos, se estableció un lazo afectivo generado a la luz de esta vocación de escribir, que permanece en el tiempo. Es como dices, se da en esos casos una simbiosis que -ángeles o diablos (sonrío)- culmina en el abrazo de esas almas. Y cómo y cuánto enriquece el espíritu. Abrazo largo, Marco, Y gracias por regalarnos una prosa tan grata al oído y al corazón.

    ResponderEliminar
  4. Desconocida nunca fuisteis porque de tí hay algo en mí. Un no se qué de aventuras, de travesuras literarias, de sentimientos como tormentas en una noche cerrada, como el de abejas que cuidan de su Reina. Desconocida serías sino escribieras, si no cantaras si no cuidaras de los tuyos con el amor con que lo haces.
    Un te quiero de azul con puertas amarillas.
    Marco Antonio

    ResponderEliminar